La vida en pequeños grupos

Uno de los principales objetivos del escultismo es que los chavales vayan adquiriendo responsabilidades. Por supuesto, esto se hace poco a poco. La mejor manera de trabajar este aspecto es hacerlo en pequeños grupos porque así cada cual va tomando, paulatinamente, la conciencia de responsabilidad.

En un grupo pequeño todas las partes son necesarias, y si alguna falla, el grupo también lo hace. Además, es una manera de favorecer la integración en el grupo de manera activa y participativa. Cada cual comienza a participar y, al cabo del tiempo, lo hará a una escala mayor.

El papel del monitorado es el «motivador». Ayuda a la chavalería a tomar conciencia de sus posibilidades. No es control, sino cooperación y diálogo.