Opción País

El último mensaje de Baden Powel, y resumen de todo el escultismo es «Tratad de dejar el mundo mejor de lo que lo encontrasteis». En esta frase se basa toda la opción país; Es trabajar por todos los hombres y mujeres del mundo, a través de todas las sociedades del mundo, todos los lugares del mundo y todas las culturas del mundo.

Aunque la idea es buena, es absolutamente irrealizable para personas individuales como nosotros/as. Es por ello que no nos queda más remedio que limitar nuestra acción a nuestra tierra, a nuestra cultura, a nuestra sociedad. Por lo tanto lo primero deberemos concienciarnos nosotros/as mismos/as de que pertenecemos a nuestro propio pueblo, y luego transmitirlo a la chavalería.

El primer paso será pues reconocer la existencia de una colectividad humana que tiene unos rasgos peculiares que la distinguen, y la configuran como pueblo. A pesar de la gran diversidad, que existe en nuestra tierra, también tenemos una historia común y un sentimiento similar tanto el ganadero de la barranca, el labrador de la ribera, y el habitante de la ciudad.

Después deberemos concienciarnos de nuestra pertenencia al mismo, y procuraremos de que cada chaval/a sepa identificarse con las costumbres, cultura y folklore que más le atraiga. Para ello habrá que recorrer la geografía de nuestra tierra, conocer la historia de nuestro pueblo para poder compararla y aprender de ella, y participar en la medida de lo posible en el folklore e idioma propios.

Una vez que quede así definido el campo de acción, tendremos que adquirir un compromiso para con el hombre y la mujer. Con esto nos referimos a procurar la libertad de la persona en cualquier situación, pero sin que nadie caiga en el libertinaje. Hay que arropar a los/las marginados/as, que la sociedad a dejado de lado, hay que ser tolerante y dialogante, y debemos preservar la naturaleza, madre de la que venimos. De nuevo, todo esto no se debe esperar realizar a escala mundial, sino que se debe hacer con la chavalería, la familia o las amistades con infinidad de detalles sencillos: No hablar a las espaldas, ser justo/a y coherente con tus ideas, ahorrar material y energía para no abusar de la naturaleza, etc.

Naturalmente, todo esto se debe transmitir no sólo de palabra, sino sobre todo con nuestro ejemplo, y a largo plazo, estos pequeños detalles, si quedan en la mente de la chavalería, se extenderán a más gente aún que las extenderá aún mas, con lo que habremos sido responsables de una obra monumental.

«Si apagas una cerilla en verano, justo al otro lado del mundo, alguien morirá de frío» Proverbio chino

«Hay cosas grandes y otras más pequeñas de realizar. Si no puedes ser carretera se sendero,si no puedes ser sol, se una estrella; no es por el tamaño como se obtiene éxito o fracaso. Por encima de todo: sé lo mejor de lo que seas»

«La tierra no la hemos recibido como un regalo de nuestros padres, sino que la hemos tomado prestada de nuestros hijos» Proverbio indio.