Opción estilo

Al ser monitores/as scout, hemos elegido la educación como medio de transformación social, pero no de cualquier forma, sino la educación scout, el estilo scout.

«Según los muchachos, permanecer sentados durante cuatro horas delante de un pupitre en una habitación cada día es una pérdida de tiempo. ¿Quién a visto jamás a un muchacho normal y sano rogar a su padre que le compre un pupitre? ¿Ha visto alguien a un muchacho al aire libre que haya pedido a su madre permiso para permanecer sentado en el salón? Ciertamente no. Un niño no es un animal casero. No es un animal hecho para estar sentado. ¿No es el momento de adaptar nuestros métodos y ponerlos de acuerdo con los hechos? Debemos alegrarnos de su maravillosa energía, de su valor y su iniciativa. ¿Qué tarea puede ser más noble y atrayente para un verdadero educador que la de guiar cuidadosamente las fuerzas salvajes de la naturaleza del muchacho por las vias del servicio social.» Baden Powell.

Podemos concluir de aquí que un/a monitor/a no debe ser ni un/a profesora, ni un/a militar, ni un sacerdote o manja, sino una amistad adulta. Este reto es el que nos propone la opción estilo. Lo llevaremos a cabo:

— Con el contacto humano, que irá más allá de las horas de reunión, y tratará cada chaval/a de forma individual, y no a todos/as como masa.
— Teniendo unas intenciones claras. No hacemos las cosas por hacer, ni llenamos mañanas con juegos sin más, sino que planificamos cada actividad como medio para lograr unos objetivos educativos, cuya consecución evaluaremos tras cada actividad.
— Siempre trabajando uniendo las actividades para que unas sirvan de apoyo a otras para poder alcanzar objetivos más complicados, pues si los objetivos de cada actividad no se aprovechan unos a otros, sólo obtendremos multitud de fines un poco escasos en vez de lograr grandes logros en la chavalería.
— Las actividades son al aire libre, porque así la chavalería aprende de buena gana, sin darse real cuenta de que están siendo educados, con lo que obtendremos chavales/as «legales», acostumbrados/as a tomar responsabilidades, trabajar en equipo, y a convivir con los demás; En definitiva serán hombres y mujeres útiles y con éxito, con personalidad, críticos y creativos.